Enlace a la suscripción al Boletín Yolcati

Entrenamiento animal ¿cómo funciona?

Con seguridad puedo afirmar que todos sabemos más de lo que imaginamos sobre el entrenamiento animal, lo que ocurre es que no conocemos los términos técnicos o la definición de los conceptos que se utilizan. Pero una vez que se nos ha explicado su funcionamiento nos parece familiar y tremendamente obvio. Esto se debe a que el principio del entrenamiento se basa en una forma de aprendizaje muy común en todas las especies animales incluido el ser humano. Se trata del condicionamiento operante.

¿Qué es el condicionamiento operante?

Es un método de aprendizaje activo -ya que el individuo opera en su ambiente- También es conocido como condicionamiento instrumental. Fue descrito en el año de 1938 por el psicólogo estadounidense Skinner, B.

El condicionamiento operante tiene como concepto central el reforzamiento, es decir, si un comportamiento es seguido de una recompensa, éste se repetirá o por lo menos aumentará la probabilidad de que así sea, por el contrario, si la consecuencia es un castigo, entonces la conducta se inhibirá.

¿Funciona igual para todos?

Todos los animales se entrenan siguiendo exactamente el mismo método, lo que quiere decir que quien aprende a entrenar un a perro también podría, técnicamente, entrenar a una ballena o a una guacamaya. Pues el entrenamiento animal no es más que la modificación de la conducta con base en el condicionamiento operante. Sin embargo, en todo esto hay una trampa y es que saber como funciona el entrenamiento no lo es todo para conseguir que un individuo atienda a lo que queremos. La parte más relevante del proceso es el manejo de los animales, es decir, saber como acercarse a ellos, como tocarlos o como interpretar su lenguaje corporal. Y es ahí donde radica la diferencia entre las especies. Nada tiene que ver manejar a un perro, que a un caballo o a un elefante, y por consiguiente la forma en la que nos comunicamos con ellos.

Aprender el manejo adecuado para cada especie es, además de las cuestiones teóricas, una cuestión de práctica, observación y sobre todo empatía con los animales.

Sistema de entrenamiento

Orden

También llamada comando, es la señal que le indica al animal que debe efectuar una acción determinada. Pude ser auditiva por medio de la voz, de un silbato u otro sonido; visual, al abrir una puerta, encender una luz, hacer una seña con la mano, etc.

Acción

Conducta deseada, asociada a una o varias órdenes específicas.

Puente

Es la señal que indica que la acción realizada es la deseada, inmediatamente después viene el refuerzo o premio. Esta señal representa la parte fundamental del entrenamiento, ya que los animales se condicionan a ella. Utilizar un “Clicker”, un silbato o la misma voz es lo más habitual, sin embargo también puede hacerse a través de un aplauso, un flashazo…

“Timing”

Se refiere al momento exacto en que damos el puente. Este punto es sumamente importante ya que a partir de esto el individuo en cuestión creará la asociación de la acción ejecutada con el puente. Por lo tanto la precisión en la emisión del puente es fundamental para conseguir el rápido y correcto aprendizaje.

Refuerzo positivo

Estímulo que favorece la presentación de una conducta (premio). Frecuentemente se utiliza el ingrediente de la dieta predilecto, sin embargo no es indispensable que el premio sea comestible, pueden ser caricias o juguetes, la condición es que sea un elemento que motive todas las veces al animal y que pueda racionarse de alguna manera (unidades, tiempo)

Componentes durante una sesión

Ejercicio

Implica una sola acción, pero puede dividirse en pequeñas pasos llamados aproximaciones. Por ejemplo, tomando como modelo a un loro. Subir a nuestra mano es un sólo ejercicio, mientras que las aproximaciones son: hacer contacto con la mano, subir un pie, subir con ambos pies y permanecer en mano.

Rutina

Un conjunto de ejercicios. Que se realizan encadenados. Por ejemplo volar a una percha, darnos un pie y quedarse quieto mientras limamos las uñas.

Sesión

Es todo lo que ocurre desde que tomamos al loro de su instalación hasta que lo devolvemos o damos por terminado el entrenamiento.Durante este tiempo es indispensable que mantengamos la atención del loro en nosotros. Necesitamos establecer el sitio, la hora y la duración de cada sesión de entrenamiento. Aunque la duración varié dependiendo de la respuesta del loro a los distintos estímulos.

Conclusión

El entrenamiento animal otorga grandes beneficios para animales y entrenadores, entre las ventajas más evidentes está que los individuos cuanto más estimulados estén serán más manejables y aprenderán más rápido, lo que nos facilitará enormemente la convivencia con ellos. Además, nos brinda la posibilidad de ofrecer a los animales mejores condiciones de vida. Mientras que a ellos, les permite tomar decisiones sobre su entorno y mantenerse ocupados física y mentalmente, lo que se traduce en menos comportamientos anormales y mayor bienestar.

This entry was posted in Aprendizaje, Aves, Bienestar animal, Bienestar animal en el mundo, Comportamiento animal, Enriquecimiento ambiental, Entrenamiento animal, Etologia aplicada, Faisanes, Mamíferos, Psitácidos, Rapaces, Reptiles, Tucanes and tagged . Bookmark the permalink.